Dos fueron trasladados al Hospital Vélez Sarsfield, mientras que otros nueve al Sanatorio Santa Isabel. Los presos iniciaron un motín por temor al coronavirus.

Once agentes del Servicio Penitenciario Federal (SPF) que trabajan en el penal de Devoto fueron trasladados a dos centros médicos porteños tras presentar quemaduras leves.

Dos de los agentes fueron trasladados al Hospital Vélez Sarsfield, mientras que otros nueve al Sanatorio Santa Isabel, todos con lesiones sufridas en el marco del motín que protagonizan internos del penal.

Los presos no quieren hablar ni con Emiliano Blanco, titular del SPF, ni con gente del Poder Ejecutivo, sino que lo que quieren es hablar con funcionarios de la Cámara de Casación Nacional para que les otorguen la prisión domiciliaria porque dicen tener temor a contagiarse de coronavirus.

Tras casi nueve horas, desde el Servicio Penitenciario Federal anunciaron el fin de la toma. No hubo internos heridos.

Fuente: Minuto Uno