El acuerdo entre el sindicato que lidera Armando Cavalieri y las cámaras incluye el compromiso de preservar las fuentes de trabajo por 60 días y un trámite rápido para pymes.

Unos 800.000 trabajadores mercantiles que están sin tareas quedarán suspendidos por 60 días y recibirán el 75% de su salario neto, según el acuerdo alcanzado por la Federación de Empleados de Comercio (FACEYS), que lidera Armando Cavalieri, con los empresarios del sector, que están agrupados en la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la Unión de Entidades Civiles Empresarias (UDECA).

Los acuerdos de este tipo fueron criticados por Hugo Moyano, las dos CTA y los estatales de ATE. La Federación de Trabajadores Camioneros incluso le enviaron una carta al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, en la que advirtió que “no suscribirá acuerdos con ninguna de las cámaras empresarias de nuestra actividad ni con las empresas del sector que impliquen la baja de salarios, y/o supresión del pago de ítems convencionales, como así tampoco acordará suspensiones de personal”.

El convenio, que se había anunciado la semana pasado y que se firmó este martes por la noche, incluye el compromiso de preservar las fuentes de trabajo y permite que las empresas de hasta 70 empleados podrán hacer una “presentación automática”, sin participación del sindicato, “siempre y cuando asuman el compromiso de aceptar y por ende aplicar las condiciones expresadas en el acuerdo”, como una forma de agilizar el trámite, según anunció oficialmente la FAECYS.

Al mismo tiempo, el entendimiento contempla que el sector empresarial “garantizará” los contribuciones a la obra social, OSECAC, y el aporte sindical, además de otros pagos, como “el aporte establecido en el artículo 9 del acuerdo paritario del sector correspondiente al año 2019”, que se trata de una suma “extraordinaria” de 100 pesos por afiliado para Osecac.

En esa misma cláusula del acuerdo figuran los aportes y contribuciones que surgen de dos artículos del convenio colectivo 130/75, que es la cuota sindical del 2% que se descuenta a los trabajadores afiliados, y, además, se menciona “el acta acuerdo del 8 de abril del 2008 homologada por resolución Nro. 600/2008 a favor del INACAP”, que es la contribución a cargo de los empleadores para financiar el Instituto Nacional de Capacitación Profesional y Tecnológica para Empleados de Comercio: por cada trabajador, las empresas aportarán el equivalente al 0,5% del salario inicial de la categoría Maestranza A determinado en el convenio, que actualmente es de unos 35.000 pesos. Por este concepto, el sindicato recaudaría unos 140 millones de pesos adicionales por 60 días.

Ese punto se convirtió en una de las claves del acuerdo porque el sindicato mercantil es uno de los tantos que tiene las cuentas en rojo por la caída de la recaudación como consecuencia del parate económico. Por eso la federación mercantil se anotó en el programa gubernamental por el cual el Estado se hace cargo del pago de la mitad de los sueldos de las empresas en crisis.

Luego de la firma del acuerdo por parte del gremio mercantil, ya son 1.200.000 trabajadores los que serán suspendidos por 60 días (en el caso de la UOM, su vigencia será de cuatro meses y los operarios recibirán el 70% del sueldo bruto, es decir, el 86% del neto).