La Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina (CCAA) alertó que la mayoría de las fábricas y bares cerveceros podrían cerrar sus puertas en los próximos dos meses. Exigen un subsidio del Estado.

Comparado con el mismo período del año anterior, desde el inicio de la cuarentena obligatoria por el coronavirus, el 85% de los bares cerveceros tuvieron una baja del 90% de consumo y casi uno de cada tres se vio obligado a reducir personal. El 90 % de los productores redujo sus ventas en 90%, dado que la mayoría de bares, restaurantes y polos turísticos se encuentran cerrados.

En total existen 600 industrias, 2250 puntos de venta, 1500 pequeños productores. Se genera además alrededor de 6500 puestos de trabajo y 50 mil en forma indirecta.

Sobre el comienzo de la cuarentena, la Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina (CCAA) había alertado este que la mayoría de las fábricas y bares cerveceros podrían cerrar sus puertas en los siguientes meses si el Estado no provee soluciones para el sector, debido a que enfrentan una abrupta caída en las ventas.

“Llevamos 56 días de parate, y ya hay cervecerías que empezaron a tirar cerveza porque se les pudrió”, dijo a PáginaI 12 Juan Manuel Insfrán, presidente de la Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina, entidad que elaboró el informe.

“Hay localidades enteras que dependen del turismo, como Villa General Belgrano en Córdoba, en donde la industria es fuerte y se reactiva en Semana Santa o San Patricio. En ciudades como Bariloche directamente prohibieron el delivery de alcohol, que es el único método de venta. Y las multinacionales, que concentran el mercado, venden a precios irrisorios que no nos permite competir. El objetivo hoy es sobrevivir”, agregó.

El 30 por ciento de los productores tuvo la confirmación de que la mitad de sus clientes no volverán a abrir sus puertas después de la cuarentena y más de la mitad de las empresas piensa que, sin asistencia estatal, no tendrá otra opción que reducir personal “para subsistir”.

La Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina (CCAA) alertó que la mayoría de las fábricas y bares cerveceros podrían cerrar sus puertas en los próximos dos meses si el Estado no provee soluciones para el sector, debido a que enfrentan una caída en las ventas del 90%.

Además, un estudio realizado por la cámara cervecera, del que participaron 590 productores y bares de cerveza artesanal, reveló que el sector tuvo una caída del 90% en sus ventas desde el 16 de marzo en adelante “porque cerca del 80% de las empresas vende casi la totalidad de su producción a bares y restaurantes que hoy están cerrados” por las restricciones impuestas por el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

En cuanto a los modos de financiación durante la crisis, el 30% de los bares aportará recursos de la empresa o propios de los socios para sortear el momento y solo el 20% está dispuesto a tomar créditos y un 30% cree que tendrá ayuda del Estado.