En medio de la polémica por la falta de agua potable en la Villa 31 de Retiro, la justicia le demandó a Larreta que suministre agua potable de inmediato a las localidades más vulnerables.

El Juzgado de 1ra. Instancia en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad N° 8 dio lugar a una acción de amparo, presentado por organizaciones sociales, y le exigió al gobierno de la Ciudad que conduce Horacio Rodríguez Larreta que garantice el “agua potable en calidad y cantidad suficientes para satisfacer todos los usos diarios: higiene personal y doméstica, y consumo directo.

Luego de que la Villa 31 tuviera sectores hasta con más de diez días sin agua en plena pandemia mundial, la Justicia de la Ciudad le ordenó al Ejecutivo local que garantice el acceso al servicio a todos los porteños y porteñas por igual.

El cuestionamiento a la gestión porteña llegó este martes por la tarde, por parte del juez Osvaldo Otheguy. En el fallo, la justicia reconoce que no hay acceso al agua potable en los Barrios Populares y que las acciones realizadas por el GCBA son insuficientes.

El gobierno de Larreta destina para cada villa, en promedio, un camión de 7.000 litros de capacidad durante 12 horas que a lo sumo abastece a 140 habitantes por día en barrios cuya población supera las decenas de miles de personas.

Según los datos recabados por el Observatorio por el Derecho a la Ciudad, en el caso de la Villa 31, en este momento la Ciudad está suministrando 300 mil litros diarios de agua. Eso alcanza para garantizar 150 litros para 2000 habitantes en un barrio que tiene al menos 40 mil.

Sobre la factibilidad de hacer operativo el fallo, Baldivieso señaló: “De un día para el otro no se puede resolver-señaló Baldiviezo-. Hay viviendas que están más cerca de los troncales de Aysa y ya se proveen por ahí. No es una situación homogénea. Pero una de las ciudades más ricas de Latinoamérica tiene que poder garantizar esta demanda”.