Brasil ya es el sexto país con más muertos por coronavirus del mundo y el ritmo de contagios sigue en aumento. Jair Bolsonaro sigue mirando para otro lado.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cargó otra vez contra quienes bregan por una acción más activa del gobierno central contra el avance del coronavirus Covid-19 y en tono provocador aseguró este viernes que se preparaba para realizar un asado para 30 personas mañana.

Bolsonaro aseguró además que la libertad es más importante que la vida, al reclamar ante la corte suprema, acompañado por empresarios del sector productivo, la flexiblización de las cuarentenas en estados y ciudades contra la pandemia y advertir sobre un colapso económico y social.

El reclamo de Bolsonaro ocurre cuando Brasil se perfila para ser el epicentro mundial de Covid-19, ya que es el líder en muertes y casos de América latina con más de 9.100 decesos, más de 135.100 infectados y ninguna política centralizada y alineada entre los poderes del Estado, como sí ocurre en el resto de la región. Brasil ya es el sexto país del mundo en cantidad de muertes por coronavirus. Y la curva, lejos de amesetarse promete pronunciarse todavía más.

Aunque la cifra oficial de muertes ya superó las 9.100, esa cifra podría ser mayor debido a que se conocieron incrementos muy fuertes respecto de las estadísticas normales de muertes ocurridas en domicilios, muchas de las cuales pudieron haberse debido a la pandemia pero el dato no quedó registrado debido a que ni siquiera intervinieron servicios de salud alguno.

El mandatario cruzó desde el Palacio de Alavorada al Supremo Tribunal Federal con unos 15 empresarios y el ministro de Economía, Paulo Guedes, para llevar su bandera de ponerle fin o flexibilizar la cuarentena, justamente cuando varias ciudades inician el “lockdown”, el bloqueo total ante el avance del nuevo coronavirus.

Bolsonaro dijo ante el presidente del Supremo Tribunal Federal, Antonio Dias Toffoli, que Brasil podría tener una crisis económica “como la de Venezuela” en caso de que no se escuche el “clamor de los empresarios” para flexiblizar las cuarentenas a causa del coronavirus, al exclamar que “la libertad es más importante que la propia vida”.

“La libertad es más importante que la propia vida”, afirmó, y advirtió que una crisis económica como la venezolana es posible en Brasil si no se flexibilizan las cuarentenas determinadas por los gobernadores e intendentes.

La corte determinó hace dos semanas que gobernadores e intendentes pueden tomar medidas de bloqueos contra la pandemia pese a la opinión del gobierno nacional.

Bolsonaro le dijo al presidente de la corte que según los cálculos del ministro Guedes ya se perdieron 10 millones de empleos por la pandemia, y un empresario presente agregó que la capacidad instalada de la industria está en un 40%.

Fuente: Minuto Uno