Sebastián Rodrigo Romero fue capturado esta mañana en el país vecino según confirmaron fuentes oficiales. El militante de izquierda que disparó con un mortero casero frente al Congreso.

Sebastián Romero, militante del Partido Socialista de los Trabajadores Unificado, fue apresado en Uruguay. Era buscado desde 2017 por accionar un mortero casero en la marcha por reforma previsional.

Romero fue capturado en un campo en la zona de la ciudad de Chuy en Uruguay, en el partido de Rocha, tras una investigación del área de Interpol de la Policía uruguaya en colaboración con sus pares argentinos de la Policía Federal, luego de meses de rastrearlo en el área, tras una búsqueda inicial en Brasil. Romero, según fuentes, se entregó sin pelear. Se cree que habría recibido apoyo de estructuras locales.

La imagen de Romero se convirtió en meme en las redes sociales. “Hombre Mortero” fue su apodo. Se convirtió rápidamente en un prófugo, el más reconocible y buscado del país, con un pedido de captura nacional e internacional en su contra.

Así, Romero pasó más de dos años prófugo, con una recompensa sobre su cabeza de un millón de pesos ofrecida en 2018 por el Ministerio de Seguridad de la Nación y una circular roja de Interpol sobre su cabeza.

Por entonces, el Ministerio de Seguridad de la Nación a cargo de Patricia Bullrich había ofrecido una recompensa de 1.000.000 de pesos para quienes brindaran datos sobre su paradero.

En febrero de 2018, el Ministerio de Seguridad había emitido una circular roja de Interpol, en tanto que la Policía Federal había difundido cerca de diez identikits sobre cómo podría verse Romero para permitir su reconocimiento.

“Estoy siendo perseguido como si fuera un terrorista porque fui parte de los miles que el 18 de diciembre resistimos en las calles contra el robo que estaban haciéndole a los jubilados”, había escrito recientemente en una carta el militante profugado.

A Romero “lo detuvieron en un campo y se entregó sin ofrecer resistencia. Era algo que estaba evaluando en los últimos días”, dijo Martín Alderete, su abogado defensor. Y aseguró que “quiere presentarse y declarar ante la Justicia” y que “no va a obstaculizar el proceso de extradición” que se cumpliría en “menos de 30 días”.

Por su parte, el polémico dirigente social y político vinculado al kirchnerismo, Luis D’Elía, repudió la detención en Uruguay de “El Hombre Mortero”

“Exigimos la inmediata libertad de Sebastián Romero preso político del lawfare en la Argentina”, tuiteó D’Elía desde su casa, donde se encuentra detenido con con prisión domiciliaria. En otro mensaje, escribió: “Delito es el hambre, la represión y robarles a los jubilados. Libertad inmediata a Sebastián Romero”.

“Para los pelotud@s de adentro y de afuera. Este pibe aunque lo diga @LANACION no tiene un mortero en la mano, tiene un cohete ‘tres tiros’ atados a un palo y está defendiendo a los jubilados en medio de una feroz represión policial. Macri y Caputo fugadores presos, Romero libre”, escribió en su cuenta.

Y amplió la saga con otro tuit, incluyendo un pregunta sobre el ex presidente: “Si un pibe por tirar un ‘tres tiros’ atado a un palo va a ir preso, ¿Qué hay que hacer con Macri que nos endeudó en 177 mil millones de dólares y sus amigos que fugaron 86 mil millones de verdes al extranjero?”.