El conductor hizo enojar a su entorno laboral por su actuación ante su diagnóstico positivo de coronavirus. Continuó yendo a trabajar antes de saber los resultados del análisis y contemplando la posibilidad de que podía llegar a tenerlo.

A partir del caso positivo de coronavirus de la ex gobernadora María Eugenia Vidal, se generó una gran repercusión por su contacto permanente con muchas personas, ya sea por su actividad política o por su pareja actual, el periodista Enrique Quique Sacco.

La llegada del periodista deportivo a las tardes de Radio del Plata se vio empañado no solo por haber dado positivo en Covid-19 al igual que la exgobernadora bonaerense, sino también por la presunta conducta peligrosa que habría tenido con sus colegas.

Según indicó Ángel de Brito en Los Ángeles de la Mañana (El Trece), el comunicador adoptó una actitud riesgosa antes de notificarse de los resultados y esto enojó mucho a su entorno laboral

Luego de que trascendiera el caso de la dirigente de Juntos por el Cambio, todos aquellos que habían tomado contacto en los últimos días con ella se realizaron el test. Si bien el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dio negativo, Sacco no corrió con la misma suerte. Luego de que se notifique que había contraído coronavirus, la emisora radial en la cual desarrolla su actividad periodística, mandó un comunicado de prensa anunciado que se cerraría el edificio para su desinfección exhaustiva.

En ese sentido, el portal Exitoína afirmó que el entorno del periodista deportivo se fastidió mucho con él debido a que continuó yendo a trabajar antes de saber los resultados del análisis y contemplando la posibilidad de que podía llegar a tenerlo.

Así lo informó el conductor de LAM esta mañana: “En el caso de Sacco, dio positivo después del positivo de Vidal. Radio del Plata cerró directamente para desinfectar. Y está muy bien que hayan hecho eso porque en el programa de Sacco, que fue a trabajar sin avisar de esta posibilidad (de tener coronavirus), están muy enojados todos sus compañeros, que son diez personas que trabajan en su programa, más los vecinos de radio que no están en contacto estrecho“.

En esa línea, el jurado del Bailando enfatizó: “Están enojados porque él siguió trabajando sin avisarles de esta posibilidad”, y la notera del ciclo de El Trece, Maite Peñoñori, agregó: “Lo que me contaron es que él, el último día fue con tapaboca y sus compañeros se alertaron; y que preguntó si el hisopado dolía. Esa noche María Eugenia dio positivo. Por ende, ya sabía”.

“Una chica de la radio lloró. Fue un escándalo. No es tan sencilla la relación cuando hay un caso”, añadió el presentador de televisión como último dato clave sobre la situación de enojo de los colegas de quien fue pareja de Débora Pérez Volpin.