El intendente de Lomas de Zamora estuvo 13 días internado tras haber sido diagnosticado con coronavirus y fue tratado con plasma de pacientes recuperados.

El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, recibió este miércoles el alta de internación y continuará con recuperación domiciliaria tras haber sido diagnosticado con coronavirus. El jefe comunal, que estuvo internado en el Hospital Municipal de Llavallol, continuará con recuperación domiciliaria.

Martín Insaurralde recibió el alta de internación y continuará con recuperación domiciliaria. Tras haber sido diagnosticado con coronavirus, el intendente de Lomas de Zamora pasó trece días en el Hospital de Llavallol, donde recibió una transfusión de plasma, informó el Hospital Municipal de Llavallol a través de un comunicado.

Les agradeció a los enfermeros que “estuvieron todos los días”, destacó que hubo “momentos feos” y que tuvo “una semana complicada”. Antes de despedirse, agregó: “Ya estamos para seguir la recuperación. Y ustedes a seguir con la salud pública adelante. Gracias a todos, de corazón. Los quiero”, dijo emocionado.

Horas antes de conocerse la noticia de su alta médica, Insaurralde respaldó la iniciativa que impulsó el diputado nacional Máximo Kirchner, y que consiguió el apoyo de la oposición, para promover la donación voluntaria de plasma por parte de pacientes recuperados del nuevo coronavirus.

El jefe comunal comenzó a sentirse mal el jueves 11 de junio y tuvo unas líneas de fiebre. Los síntomas lo llevaron a realizarse el hisopado, que horas más tarde dio positivo.

En su última aparición pública Insaurralde explicó que “el miércoles (de la semana pasada) fue un quiebre de la enfermedad” porque “se me había reducido la capacidad pulmonar”. En ese momento de la semana los médicos decidieron avanzar con la transfusión de plasma debido a una baja en la saturación de oxígeno, confirmada por exámenes médicos, tomografía y estudios de laboratorio.

Al momento de disponer el procedimiento, los cirujanos Martín Parodi y Diego Pintos le colocaron quirúrgicamente una vía central bajo guía de ecografía. La recuperación fue muy rápida. Según el propio Insaurralde contó, a las 24 horas ya sentía la diferencia en su capacidad pulmonar.

“Anoche pasé mi mejor noche. Me siento bárbaro, la capacidad pulmonar está bárbara, con oxigenación y ningún dolor de garganta ni muscular”, dijo el domingo, cuando su mejoría ya era notoria.

Unos 147 enfermos de coronavirus mejoraron su estado tras infundírseles plasma de enfermos recuperados, en el marco de un ensayo clínico a cargo del gobierno bonaerense para probar la efectividad de ese tratamiento, informó hoy el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

De esos pacientes infundidos, 79 experimentaron una alentadora mejoría y otros 20 se recuperaron por completo y fueron dados de alta.