Ante la falta de resultados y todos los entredichos mediáticos que rodean al Barcelona, el astro argentina analiza dejar el club que lo vió debutar y lo hizo multicampeón. Toda la información.

La cuarentena y parate por el coronavirus profundizó la crisis en el Barcelona, que lejos está de ser aquel club que ganaba tripletes y era imbatible. Para colmo, la diferencia de cuatro puntos que el Real Madrid mantiene en La Liga despertó conflictos internos y polémicas al rededor del DT Quique Setien y su cuerpo técnico.

En este contexto, según informó el programa El larguero, emitido por Cadena Ser, el astro rosarino tiene pensado abandonar la institución cuando concluya su contrato. “Las negociaciones habían comenzado bien, pero Messi paralizó la renovación con el Barça”, informó el periodista Manu Carreño, y argumentó: “Debido a los últimos acontecimientos, el argentino tiene en la cabeza acabar estos cinco partidos, jugar la temporada que viene y marcharse. Messi está harto y quiere abandonar el Fútbol Club Barcelona”.

En su informe, el analista continuó aduciendo que el astro rosarino está cansado y que “nunca quiso convertirse en un problema para el Barcelona”. “Siempre dijo que acabaría su carrera en el Barça, pero está cansado de ver cómo se le atribuyen informaciones y filtraciones en un club que nadie sabe quién lo dirige”, continuó.

Las constantes teorías basadas en la continuidad de Setién y Griezmann relacionada con los pedidos de la Pulga conformaron un combo con el que Leo no está dispuesto a convivir. Así, la hipótesis planteada se basa en la finalización del contrato que está estipulado hasta julio de 2021, cuando concluya la temporada venidera en el verano europeo.

“Si yo soy un problema, quédense tranquilos que me voy. Puedo fallar un penal, puedo perder la Liga o que no me vaya bien en un partido, pero no quiero que me consideren la mano negra del Barcelona”, fue la frase que, en teoría, dijo el capitán del equipo a su círculo más cercano.

Naturalmente la noticia provocó un escándalo en el mundo del fútbol, dado que no sería la primera vez que Messi renuncie a un equipo. El antecedente que conmovió a la selección argentina después de la tercera final perdida de manera consecutiva provocó un revuelo que incluyó manifestaciones de los simpatizantes exigiendo su regreso a la Albiceleste.

Sin un destino garantizado, el mejor jugador del mundo podría obtener ofertas de cualquier institución del planeta. Así como en su momento se barajó la posibilidad de una salida al Manchester City, fueron varias las entidades de la Premier League que intentaron incorporar al astro. Incluso la decisión podría alimentar el sueño de los fanáticos de Newell’s, quienes se desvelan con ver al ídolo con la camiseta de la Lepra.

La bomba explotó luego del récord que alcanzó el atacante en el choque frente al Atlético Madrid, donde celebró el gol 700 de su carrera. Fue el segundo tanto del culé, con un penal precioso en el que expuso toda su calidad. El crack rosarino la picó frente a un gigante del arco como Jan Oblak y celebró con sus compañeros en el Camp Nou. Sin embargo, el 2 a 2 frente al Colchonero dejó un sabor amargo en los catalanes.

El mundo futbolístico aguardaba por el gol 700 de Messi, quien lidera la tabla de anotadores con 22 tantos y llevaba dos partidos sin convertir.

El rosarino, quien estrenó look con nuevo corte de pelo, resultó una vez más el eje de un equipo que no pudo con el sacrificio propuesto por Diego Simeone, quien llegó a los 320 compromisos dirigiendo al Colchonero, y está a un triunfo de los 195 con la camiseta albirroja en su etapa como entrenador, lo que batiría la marca del más ganador de la institución, Luis Aragonés.