El astro del fútbol mundial emitió un documento donde le exige a la productora que lleva adelante una serie sobre su vida que incluya un hecho de infidelidad de su ex esposa.

Este miércoles trascendió un documento firmado por el propio Diego Armando Maradona, en el que da autorización especial a la productora que realiza su miniserie para que toque temas delicados que vivió junto a su ex pareja, Claudia Villafañe.

El escrito fue creado en Culiacán, México, el 30 de marzo de 2019. Está dirigido a Mari Urdaneta (en el documento está mal escrito el apellido), productora de Dhaze, que es encargada de llevar adelante la miniserie “Maradona: sueño bendito”. En él, se mencionan 14 temas que Diego autoriza que se toquen en el guion.

“Me dirijo a usted a fin de hacerle saber que, bajo mi exclusiva responsabilidad, autorizo a que en la miniserie que usted produce y que se encuentra en desarrollo, se traten los siguientes temas que trágicamente me han tocado vivir”, reza el encabezado de la carta a la que tuvo acceso el periodista Luis Ventura.

Luego, se enumeran diferentes momentos y situaciones vividas por Diego, pero que tienen como protagonista a su ex esposa Claudia, culpándola de muchos episodios de su vida. Prueba de ello es el primer punto, una supuesta infidelidad de Claudia.

“Las infidelidades de Claudia Villafañe (Hecho concreto accidente de auto) y su relación con Jorge Taiana que comenzó mientras nosotros aún estábamos casados”, comienza detallando el documento.

También se resumen otros aspectos como la compra de siete departamentos con dinero que le pertenecería a Diego, y el apoderamiento de los objetos relacionados a su carrera como futbolista y hasta cuestiones muy específicas como la imposibilidad de notificar a Claudia sobre las demandas que el “Diez” iniciaba en su contra.

Entre las frases más fuertes que se leen en el comunicado, están los vinculados a los momentos en los que corrió peligro la vida del ex futbolista: “El testamento que me hicieron firmar en favor de mis hijas Dalma y Gianinna cuando yo estaba en grave estado, a punto de perder la vida”.

El séptimo punto, describe el momento de la llegada de Diego a Cuba para rehabilitarse de su adicción a las drogas: “Cuando recién había llegado a Cuba, Villafañe me decía que estaba económicamente quebrado, y yo le pedía que vendiera las cosas de oro que le había regalado, y los tapados de piel, pero ella me aseguraba que los había tenido que vender para darle de comer a nuestras hijas, cuando en realidad ella en ese momento estaba comprando departamentos en Miami con mi dinero, y aprovechándose de mi débil estado de salud”.

Según su testimonio, en esos momentos, Villafañe, quien debía cuidar a los padres de Diego, dejó de pagarles la obra social aprovechándose de su total desconocimiento de lo que ocurría en Argentina. También menciona contratos fraudulentos y deudas con el fisco italiano como obras de la rubia.

Una de las frases más llamativas, es la culpabilidad que le da a Claudia por algo que habría hecho su padre: “La primera vez que consumí cocaína lo hice con el padre de Claudia, ya fallecido, Coco Villafañe, quien me introdujo en el mundo de las drogas”.

También la culpa de utilizar a sus hijas: “La constante amenaza que sufrí durante años, cuando quería tener contacto con mi hija Jana y me lo impedía diciéndome que no vería más a mis hijas Dalma y Gianinna”. Vuelve a mencionarlas en el punto final: “La utilización de nuestras hijas, Dalma y Gianinna, cuando ellas tenían 13 y 12 años respectivamente, a quienes puso como vicepresidente y tesorera de sociedades que ella armaba en Estados Unidos para realizar sus negocios allí, falseando además su estado civil, aparecía como soltera cuando aún estaba casada conmigo, todo ello aprovechándose de que yo tenía denegada la visa para ingresar a ese país”.

Fuente: Infovirales, Diario Show, América TV