Un perro del perito que representa a la madre de Facundo halló una piedra que el joven usaba de colgante.

Ayer viernes se confirmó que el patrullero de la Policía Bonaerense que fue secuestrado en el marco de la causa por la desaparición y muerte de Facundo Astudillo Castro estuvo a 800 metros de donde se encontró el cuerpo del muchacho, y con el paso de las horas también se confirmó que en el baúl del vehículo había un colgante que le perteneció al joven.

La familia de Facundo Astudillo Castro lo vio con vida por última vez el 30 de abril pasado. Testigos de la causa afirmaron que lo subieron a un patrullero de la Policía bonanerense cuando iba por la ruta desde su hogar en Pedro Luro a Bahía Blanca, y este viernes se peritó el Toyota Etios que sería donde viajó el joven de 22 años: un perro del perito de la querella encontró una turmalina que le perteneció.

“La turmalina es una piedra que Facundo llevaba de colgante”, explicó a Télam Luciano Peretto, uno de los abogados que representa a Cristina Castro, la madre de Facundo. Con esa certeza se cierra el círculo sobre los oficiales de la Unidad de Prevención de Policía Local (UPPL) de Bahía Blanca que usaron ese vehículo.

Más temprano en un peritaje tecnológico se había comprobado que el mismo patrullero estuvo el 8 de mayo a unos 800 metros del cangrejal de Villarino donde fue encontrado el cadáver de Facundo Astudillo Castro.

El patrullero se secuestró el 25 de agosto pasado, después de que el fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez recibiera un informe de Asuntos Internos de la policía provincial en el que constaba que el GPS de ese vehículo marcaba que habría circulado nueve días después de la desaparición de Facundo por el cangrejal donde fueron hallados sus restos.

Fuentes judiciales informaron a Télam que Cristina Castro supervisó el operativo de este viernes, y que reconoció el colgante como propiedad de su hijo.

Los fiscales Ulpiano Martínez, Andrés Heim y Horacio Azzolín ordenaron el secuestro de la turmalina para que sea peritada en busca de rastros y analizaban otros elementos en el marco de la investigación.

En una comunicación con Radio Altos de Bahía Blanca Cristina Castro explicó que el patrullero “se salió del distrito, ingresó a Villarino y estuvo 35 minutos parado a metros de donde se encontró a Facu”.

También cnvino en que “el AVL (Rastreo Satelital Vehicular) no ha tenido ninguna modificación, ninguna falla, así que todo lo que estaba diciendo el ministro (de Seguridad Sergio) Berni que fallaba el AVL, ahora nos confirman que no, que no tiene ninguna falla”.

“Están llegando las pericias que se están haciendo en Buenos Aires y cada día complican más a la policía bonaerense. Yo siempre lo dije que a mi hijo lo mató la policía bonaerense de Villarino”, afirmó la mujer.

Castro ya había podido reconocer objetos que estaban adentro de la mochila que se encontró cerca de donde estaban los restos de Facundo (como el cepillo de dientes o la espuma de afeitar), pero advirtió que faltan “muchas cosas”.

“Estaban los dos teléfonos, el carnet de conducir, remeras que las conozco de memoria, pero faltan cosas de Facu que alguien tiene”.

Por ejemplo, “no apareció el buzo de Boca”.

“Lo he dicho desde un principio, ellos tienen las cosas de Facu, lo vengo repitiendo hace rato, desde el día que apareció el cuerpo desnudo que era un esqueleto, ahora veo el pantalón adentro de la mochila. Alguien tiene el buzo de Facu”.

Fuente: Minuto Uno