Desde el comienzo de la pandemia el interbloque opositor Juntos por el Cambio se niega a trabajar de manera remota en la Cámara de Diputados y exige sesiones presenciales.

Este jueves la Justicia en lo Contencioso Administrativo Federal rechazó el amparo del bloque de diputados de Cambiemos, y validó la modalidad de sesiones remotas impulsada por el oficialismo.

Días atrás los diputados de Cambiemos presentaron un amparo en el que reclamaban la nulidad de la prórroga por 30 días del protocolo de sesiones remotas, definida hace una semana en una reunión de labor parlamentaria y luego aprobada en la sesión.

El principal bloque opositor basó su impugnación en que el texto del protocolo original limitaba su continuidad al consenso de las fuerzas políticas de la Cámara baja y entienden como tales a la totalidad, según la definición de la Real Academia Española.

“Consenso significa ausencia de disenso, una voluntad común de los integrantes de un colectivo”, señala un fragmento de la presentación, firmada por los jefes de los bloques Mario Negri Gustavo Menna (UCR), Cristian Ritondo y Pablo Tonelli (PRO); y Maximiliano Ferraro y Marina Stilman (Coalición Cívica).

La medida fue patrocinada por los abogados José María Solá y Antonio Hernández, especialistas en derecho constitucional.