Una de las mayores promesas del club se ausentó al último entrenamiento injustificadamente y todo parecería indicar que su futuro está lejos del club de la Ribera.

Apesar de que Boca está viviendo días muy buenos luego de conseguir la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores, una noticia revolucionó el mundo Xeneize y causó alarma en el cuerpo técnico que encabeza Miguel Ángel Russo. Es que un integrante del plantel se ausentó del entrenamiento sin autorización ni aviso, dejando en claro que está disconforme en la institución y que aspira a emigrar para renovar sus aires.

La mención es para Agustín Almendra, quien después de gozar unos días de licencia por “problemas personales”, este viernes estaba citado para entrenar y, sin embargo, no apareció ni tampoco avisó de que iba a faltar.

El jugador, con contrato hasta junio de 2022, no apareció y en el club de la Ribera lo manejarían como una ausencia injustificada y podrían sancionarlo económicamente.

De arranque, la relación entre Almendra y el club no es la mejor ya que desde que comenzó la pretemporada post pandemia el mediocampista no fue citado para los partidos oficiales por la Copa Libertadores ni para los amistosos.

Días antes de comenzar con los entrenamientos el 10 de agosto, Almendra -por quien el año pasado rechazaron una oferta desde Napoli de casi 20 millones de dólares- llamó por teléfono y le pidió al consejo de fútbol no presentarse porque quería irse, pero la respuesta fue que tenía que trabajar a la par de sus compañeros.

Lo hizo y la PCR por coronavirus le dio positivo, por lo que se vio obligado a cumplir con los protocolos sanitarios. Una vez recuperado, el futbolista asistió al predio, pero nunca más fue citado por Russo.