Sucedió en Holanda, cuando una mujer de 89 falleció al contagiarse por segunda vez de Covid-19.

Una mujer neerlandesa de 89 años se convirtió en la primera persona en el mundo en morir tras contagiarse por segunda vez de coronavirus. Los investigadores que trataron el caso publicaron sus estudios en la revista Clinical Infectious Diseases sin revelar el nombre de la paciente, la cual estaba empezando un tratamiento de quimioterapia para tratar otra enfermedad, la macroglobulinemia de Waldenström, un tipo raro de cáncer de glóbulos blancos que es tratable pero incurable.

Esta enfermedad produce un deterioro al sistema inmunológico, crucial para la defensa del cuerpo contra infecciones de virus como el Covid-19. La quimioterapia a la que estaba siendo sometida consiste en destruir estas células enfermas, por lo que fácilmente puede dejar sin sistema de defensa al organismo, razón por la cual los pacientes con cáncer se consideran en especial estado de vulnerabilidad frente al virus pandémico.