El Presidente de la Nación dio detalles de los acuerdos farmacéuticos que se están desarrollando y se mostró con confianza ante los ensayos.

Alberto Fernández expresó su esperanza en que “se resolverá el tema” de la pandemia por coronavirus ya que “va a haber vacuna”, y destacó que el Gobierno nacional tiene acuerdos con varios laboratorios que la están fabricando.

El jefe de Estado subrayó que hay “negociaciones y acuerdos con todos”, en referencia a las principales farmacéuticas que están en carrera por el desarrollo de la dosis contra el COVID-19.

“Lo que más nos interesa es que la primera vacuna que se pueda dar, se dé”, remarcó y agregó: “Yo quisiera tener la vacuna cuanto antes para poder evitar nosotros esa segunda ola que está viviendo Europa”.

“Para marzo del año que viene espero que esté suministrada la vacuna a las personas que estamos en riesgo. Va a haber vacuna, estoy seguro que va a haber porque hay muchas avanzadas en fase 3”, dijo en declaraciones a radio Metro.

El Presidente confió en que “el año que viene tendremos resuelto el tema” del coronavirus, mientras que insistió en que hay que seguir “cuidando la salud de todos los argentinos, que sigue siendo lo más importante” para el Gobierno.

A su vez, volvió a hacer hincapié en las medidas restrictivas dispuestas al inicio de la cuarentena para contener el avance del virus.

“Para los que dicen que la cuarentena no sirvió para nada, les recuerdo que teníamos la mitad de las camas que tenemos hoy”, indicó al citar que “en el Gran Buenos Aires había 900 camas de terapia intensiva y ahora hay 2000, pero en su momento se llegaron a utilizar a 1700”.

En cuanto a las estadísticas sobre los contagios de COVID-19 y la tasa de letalidad, Fernández explicó que “lo que ocurrió en la Argentina es que le prestamos mucha atención al AMBA y los grandes centros urbanos, pero el resto del país pensó que el virus no le iba a llegar”.

“Por eso ahora hay un problema en los pueblos del interior que se contagian y van al hospital de la ciudad capital más cercana como ocurre en Villa María o Río Cuarto en Córdoba”, señaló.

Al mismo tiempo, dijo que “la tasa de letalidad sigue estando baja, aunque son números que a todos nos duelen y preferimos no llegar nunca”.