La pasajera estaba escuchando música con su auriculares inalámbricos cuando de golpe se prendieron fuego en pleno vuelo. Los especialistas creen que se debió a una reacción de las baterías de litio.

“Cuando me di vuelta sentí las quemaduras en mi rostro”, contó la mujer a la Oficina Australiana de Seguridad en el Transporte, que está investigando el accidente y que cree que se debió a una reacción de las baterías de litio del aparato.

El año pasado varias aerolíneas prohibieron el transporte en cabina del dispositivo Samsung Galaxy Note 7 después de las reiteradas explosiones de las baterías.

Diferentes pruebas aeronáuticas demostraron que  las baterías de litio pueden autoprenderse fuego y arder con un calor de aproximadamente 600 grados centígrados que se propaga rápidamente y que es difícil de controlar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *