El presidente de la Nación había pedido agravar las penas a quienes “agredieran a los maestros”, durante la apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación. Lo ocurrido con los docentes el día domingo demuestra que Macri dice una cosa y hace otra.

El fragmento de su discurso ante el Poder Legislativo en el que, inmediatamente después de la infame frase “no creo que Baradel necesite que nadie lo cuide”, pidió a los diputados votar una ley que agrave las penas para aquellas personas que agredieran docentes.

El pasado domingo, la Policía Federal y la de la Ciudad, reprimieron con gas pimienta y macanas a los miembros de CTERA, SUTEBA y UTE que intentaban armar una “escuela itinerante” de forma pacífica y sin generar disturbios ni cortar calles en la Plaza del Congreso. Cuatro de ellos quedaron detenidos.

Fuente El Destape

Tagged With:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *