La obra social IOMA se negó a darle medicamento a una paciente de 46 años para combatir un tipo de cáncer que padecía hace un año, lamentablemente falleció. ¿Hasta cuanto seguirán jugando con la salud del pueblo?

Se trata de Gabriela Ciuffarella, una docente de Lomas De Zamora, su fallecimiento se debió a que IOAMA se negó a darle la medicación para combatir el cancer de médula que padecía. Sus familiares afirmaron “sin la droga, mucho no se puede hacer”. Una de sus amigas también criticó a la obra social: “La dejaron morir, porque la disposición es dejar que los pacientes se mueran”, advirtió.

La muerte de una persona es muy grave, la obra social de la Provincia de Buenos Aires le negó el medicamento a salud de la docente se deterioró y debió ser internada 2 veces desde que la docente reclamó la medicación. Su familia había solicitado el 26 diciembre los medicamentos recetados, en febrero se volvió a realizar el pedido pero IOMA recién autorizó el trámite el viernes pasado, después de las protestas de Suteba, realizadas en Lomas de Zamora y en La Plata.

Luis Ciuffarella, el hermano de la docente, confirmó que necesitaba seis dosis de Carfilzomib, una medicación la cual cada una de ellas cuesta 200 mil pesos. “Si le hubiesen dado la droga, por ahí hoy la estaría peleando y uno estaría más tranquilo porque podría pensar que se hizo todo lo posible”, se lamentó.

“Responsabilizo al IOMA porque la doctora me dijo, en diciembre, que podíamos pelearla. Podíamos hacer más cosas, pero sin la droga mucho no se puede hacer. Cuando pasan estas cosas, al trabajador no lo salva nadie y si la medicación es cara, lo dejan morir”, sostuvo Luis.