Días atrás, con la excusa de que el presidente Bashar al-Ásad habría lanzado un ataque químico contra su pueblo, Estados Unidos bombardeo Siria. La televisión rusa cuestiona lo ocurrido y lo refuta con testimonios claves. Mira el video.

El 7 de abril los grandes medios de occidente contaban de un ataque quimico en Duma, Siria, llevado adelante por el presidente Bashar al-Ásad. Rápidamente la comunidad internacional encendió las alertas y emprendió una investigación sobre el supuesto ataque que, vale aclarar, contó con imágenes impresionantes que reforzaron el relato. En consecuencia, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) envió a inspectores  para recabar pruebas sobre el supuesto ataque con gases tóxicos.

Ante las advertencias de Rusia y antes de que la OPAQ pueda ponerse a trabajar, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, bombardeó Siria junto a su aliado francés, Emmanuel Macron, y Theresa May de Inglaterra.

En respuesta, la cadena Rossia 24 fue hasta Duma, localidad cercana a Damasco (capital de Siria), buscó testigos del supuesto ataque químico que despertó la furia de EEUU y como respuesta encontraron el testimonio de un niño que estaba escondido con su familia en un sótano cuando fueron llamados para visitar un hospital local. El menor señala que en cuanto llegó, lo agarraron y comenzaron a echarle cubos de agua por encima. “Luego me pusieron acostado cerca de otras personas”, detalló.

En tanto, un hombre que es presentado como el padre del niño explicó que su hijo recibió galletas y dátiles (fruta) antes de ser enviado de vuelta a su casa. Añadió que el menor se encuentra perfectamente y que “no hubo ningún ataque químico”.

Mira el video.