Miles de personas marcharon ayer al Congreso pidiendo que se despenalice la interrupción voluntaria del embarazo. La marcha del Ni Una Menos se tiñó de color verde para exigir Aborto Legal Ya.

La lucha feminista que presiona y pisa fuerte para lograr cambios en la Argentina, ayer volvió a dar muestra de su coraje y sus convicciones. En una tarde de frío y lluvia, la ola de personas que marcharon desde Plaza de Mayo hasta Congreso se hizo presente para reclamar la legalización del aborto.

En junio de 2015, una multitudinaria manifestación bajo el lema #NiUnaMenos puso en la agenda pública los feminicidios y demandó medidas para evitarlos. En años posteriores se sumó la exigencia de igualdad salarial entre hombres y mujeres. Este lunes decenas de miles de personas han salido a las calles con pañuelos verdes, el color que identifica la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito.

“Sin duda el verde tiñe a la marcha de #NiUnaMenos. Es un momento histórico y las diputadas y los diputados tienen que tomar conciencia de que no pueden decidir sobre políticas públicas imponiendo sus creencias religiosas y personales”, dice la periodista Mariana Carbajal, una de las fundadoras del movimiento que convocó a la primera movilización, hace tres años.

“Hoy el costo político es no votar a favor de la despenalización y legalización del aborto. Te lo dice la enorme cantidad de adolescentes que estamos viendo en las calles movilizadas con pañuelos verdes y exigiendo una ampliación de derechos”, agregó.

La discusión sobre la legalización del aborto continúa en la Cámara de Diputados, donde un plenario de comisiones abordará posibles cambios al texto original. Finalizada la etapa de las audiencias públicas, el debate entra en su etapa final en el anexo de la Cámara baja.

Se avanzará en las negociaciones de la letra chica del proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito: se estudian posibles cambios, como por ejemplo la incorporación de la objeción de conciencia, para de esa manera conseguir mayores avales entre los diputados que siguen indecisos.