Tras los pedidos de gran parte de la opinión pública argentina de suspender el partido y ante las quejas del pueblo de Palestina, la AFA se vio obligada a suspender el partido de la Selección contra Israel.

No será oficializado por AFA, pero es un hecho que no habrá amistoso entre la selección argentina e Israel en Jerusalén, tal como estaba previsto para el sábado próximo.

“Este partido es como que nosotros celebráramos el aniversario de la ocupación de Malvinas, sería una aberración, una falta de respeto y una agresión al sentimiento del pueblo argentino”, dijo Husni Abdel Wahed, embajador palestino en Argentina.

Es que el Estado de Palestina fue ocupado por Israel en 1967 y le declaró como su capital en 1980.

La decisión se tomó en las últimas horas por la movilización propia del plantel. El clima anti Argentina, especialmente contra Lionel Messi, su capitán, provocó la atención del grupo y activó la alarma.

La situación tocó de cerca la concentración argentina en Barcelona: hace un par de días un grupo de palestinos se acercaron al entrenamiento de la Selección, donde quemaron camisetas de Messi y mostraron otras manchadas con sangre.

“Es doloroso ver que el equipo, que cuenta con el cariño y apoyo de tantos ciudadanos palestinos y árabes, sea partícipe en la violación al derecho internacional”, agregaron.