Un grupo de artistas llevó a cabo una protesta sorpresa contra la reunión preparatoria de la cumbre del G20 que se realizaba en Bariloche, con la presencia del entonces ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren.

 

Seis jóvenes de ambos sexos llegaron en forma sigilosa alrededor de las 13:30 del viernes acompañados de varias promotoras que repartían volantes.

 

En un momento dado, los activistas se desnudaron a la vista de comerciantes y transeúntes, que comenzaron a congregarse en el lugar para averiguar de qué se trataba.

La intervención artística duró apenas cinco minutos, comenzó en la puerta de una conocida chocolatería ubicada en Mitre y Rolando y luego se cruzó a la esquina opuesta, donde existe otro comercio similar.

Varios policías llegaron al lugar casi de inmediato, cortaron el tránsito para evitar incidentes por la concentración de público, pero no intervinieron en la protesta.

Los manifestantes se desplazaron luego en dirección a la calle Moreno, se vistieron en la vereda y se retiraron.

Los volantes que repartieron no incluyen ninguna firma y sólo advierten “El G20 está en tu ciudad”, y en el reverso incluyen preguntas como “¿quién elige el saqueo del agua?”, “¿quién elige el costo de la energía?” y “¿quién elige este Estado corporativo?”.

La agrupación a la que pertenecen los activistas no sería de la ciudad.

La intervención fue realizada por seis artistas desnudos acompañados por ocho vestidos de promotoras, que ofrecían chocolates.

Según se informó, la compañía Fuerza Artística de Choque Comunicativo es quien tuvo a cargo la intervención, y habían realizado una similar frente a la gobernación en San Salvador de Jujuy, en el marco de la reunión del G20 “Alimentación sostenible del futuro” que hubo en aquella provincia.

Algunos de los peatones que presenciaron la protesta relámpago comentaron con ironía que era un mal día para desnudarse, porque a esa hora la temperatura era de apenas 2 grados.

Una mujer se quejó por tener que presenciar “el exhibicionismo de esta gente en pleno mediodía, cuando hay nenes de 3 ó 4 años”.

Pero otros transeúntes le replicaron que “en televisión pasa lo mismo a cualquier hora y nadie se molesta”.