El juez Claudio Bonadío procesó a la ex mandataria, Cristina Fernández de Kirchner, en la causa de los “cuadernos” del ex chofer Oscar Centeno. Todos los detalles.

Para el juez Claudio Bonadío, la ex presidenta Cristina Kirchner, comandó una asociación ilícita que se dedicaba a cobrar coimas de las empresas contratistas de la obra pública.

Se trata de la causa de las fotocopias de los cuadernos del ex chofer Oscar Centeno. Se la acusa de ser la jefa de una asociación ilícita, responsable de comandar una estructura desde el Estado para la recaudación de fondos ilegales. También pese a solicitar su prisión preventiva sujeta al desafuero del Congreso, el magistrado indicó en la resolución de 551 páginas que para iniciar el necesario proceso de desafuero de la senadora el juez esperará a que el procesamiento “se homologue por la Cámara federal de apelaciones”.

Junto a la ex presidenta, fueron procesados el ex ministro Julio De Vido y Roberto Baratta, su segundo en el Ministerio de Planificación, junto a los empresarios que declararon en el expediente como imputados colaboradores. Además, a la ex Presidenta Además se le trabó un embargo de 4.000 millones de pesos.

La causa de los “cuadernos” de las coimas comenzó a raíz de una investigación del diario La Nación, que entregó copias de los cuadernos de Oscar Centeno, el chofer de Baratta, al fiscal Carlos Stornelli con la particularidad de que nunca se encontraron los originales sino que se usaron sólo fotocopias de los famosos cuadernos.

El caso se hizo público el 1 de agosto, cuando el juez ordenó una decenas de detenciones y operativos simultáneos en busca de pruebas a partir de las anotaciones que mostraban en detalle el recorrido de los sobornos entre empresarios de la obra pública y el gobierno kirchnerista.

La causa tiene una veintena de imputados colaboradores, otros tantos detenidos y un prófugo: entre los “arrepentidos” se encuentra Centeno, ex chofer Baratta, así como empresarios y ex integrantes del anterior.