Sucedieron durante la madrugada del jueves en los barrios porteños de Almagro, Villa Crespo y Flores. Mira las imágenes. 

Cinco autos fueron incendiados en tres barrios de la Ciudad en una nueva ola de ataques de los “caza Uber”, una mafia que se dedica a perseguir a trabajadores de las empresas de transporte.

Uno de los hechos ocurrió esta madrugada en la esquina de Don Bosco y Virrey Liniers, en el barrio de Almagro. Allí, un Renault Logan blanco de una mujer venezolana que trabaja en Cabify fue prendido fuego. Además, en la parte trasera le pitaron la leyenda “Uber”.

La testigo, llamada María Carolina, apuntó contra un taxista con el que había tenido un cruce en la calle. “Había recibido amenazas de taxistas que se me paran al lado y le sacan foto a la patente. Se lo hice saber a la empresa me dijeron que hiciera una denuncia a través de un mail pero no pasó nada”, lamentó la mujer

Según el sitio Infobae, los otros ataques ocurrieron en Villa Crespo, en la esquina de Darwin y Corrientes, donde un Renault Fluence fue prendido fuego, mientras que el tercero se registró en Artigas y Aranguren, en el barrio de Flores. En este último caso se trató de un Renault Logan azul habilitado como remis y que fue confundido como un auto que trabaja para Uber.

“Me sacaron mi herramienta de trabajo. Lo confundieron, supongo, por el modelo. Pero nunca estuve en una aplicación ni nada. Nunca tuve problema con nadie. No sé por qué este ataque”, dijo Román, el propietario del vehículo.

Hace algunas semanas, la empresa Uber y su CEO, Mariano Otero, fueron condenados a dos años de inhabilitación para ejercer cualquier actividad relacionada al transporte de pasajeros en la Ciudad y deberán pagar multas por $60.000. Según se informó, la empresa apelará esta decisión.

Por otro lado, en julio la Justicia porteña procesó sin prisión preventiva a Martín Facundo Sensón, de 32 años, uno de los denominados taxistas “caza Uber”, por los delitos de lesiones leves, daños y coacción. La medida se dio en el marco de una creciente ola de ataques y escraches contra los choferes que utilizan las plataformas Uber y Cabify para el transporte de pasajeros en la Ciudad.