Pese a que todos los detenidos por el crimen de Fernando se negaron a declarar, Blas Cinalli pidió la palabra y le habló al juez David Mancinelli.

El jueves por la mañana, los rugbiers que aún permanecen detenidos por matar a Fernando Báez Sosa, llegaron al juzgado de Villa Gesell para presenciar la audiencia solicitada por su abogado defensor, para pedir la prisión domiciliaria.

Horas más tarde, se filtró a la prensa un audio con el registro de todo lo ocurrido dentro de la sala. Allí, se escucha que el Juez de garantías les da la posibilidad de ‘manifestar algo respecto a su situación’ si así lo deseaban. Siempre teniendo en cuenta que no habían declarado previamente y no era ese el espacio para hacerlo.

“Ustedes por el momento no han prestado declaración en el proceso, con lo cual en esta audiencia no deberíamos escuchar un relato sobre lo que pasó. Pero si tienen algo para manifestar respecto de su situación, respecto del lugar de alojamiento, alguna cuestión que les parezca de utilidad, este es un momento oportuno”, fueron las palabras de Mancinelli.

Luego de un breve silencio, se escucha a uno de ellos (que después fue identificado como Blas Cinalli) dice: ‘Lo que quiero decir es que lo que pasó, ninguno de nosotros quiso que pase’. Extra oficialmente, hubo versiones no comprobadas sobre un supuesto llanto de parte de Máximo Thomsen, uno de los más complicados en la causa.

En esta audiencia, el juez escuchó las argumentaciones de las partes que le servirán para terminar de definir el futuro de los rugbiers de cara al juicio oral. Este viernes deberá resolver si hace lugar al pedido de prisión preventiva de la fiscalía o si les otorga el beneficio de prisión domiciliaria.

Mirá el video:

Fuente: Pronto