Arnaldo González, mediocampista ofensivo del Torito, le respondió a la platea local con una reprochable actitud. Victoria Donda, titular del INADI, prometió analizar medidas.

Ocurrió en la victoria de Atlanta 2-0 ante Nueva Chicago, por la Zona 1 de la Primera Nacional, la segunda categoría del fútbol argentino. Un duelo de alta tensión en Villa Crespo: el Bohemio, líder del grupo, pelea por el ascenso a la élite, el Torito, por no descender. El encuentro estaba 0-0 cuando, a los 22 minutos del complemento, la visita sufrió la expulsión de dos de sus futbolistas de manera consecutiva: Facundo Mater y Arnaldo González, una de sus figuras.

El segundo, mediocampista creativo, de 30 años, surgido de Quilmes y con pasado en Ramón Santamarina de Tandil, Patronato y Central Córdoba de Santiago del Estero, se ofuscó por la tarjeta roja que le exhibió el árbitro Gastón Suárez.

Y, mientras dejaba el campo de juego, fue silbado por la platea local. A modo de respuesta, realizó gestos antisemitas contra los hinchas de Atlanta, identificados con la comunidad judía.

Primero, acercó llevó sus manos hacia sus partes íntimas, e hizo el ademán de la circuncisión. Segundos después, llevó su su mano a la cabeza y simuló la kipá, el tradicional, el sombrero circular que utilizan los integrantes de la comunidad. Enseguida, las redes sociales explotaron con el repudio por la reacción del Pitu.

MIRÁ EL VIDEO:

Victoria Donda, titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) se expresó en las redes sociales: “Como hincha de Chicago me avergüenzo por los gestos antisemitas del jugador Arnaldo Gonzalez al ser expulsado y analizaremos en el INADI las medidas que correspondan”.

La Policía de la Ciudad le labró una denuncia judicial y un acta contravencional por violar el artículo 103 del Código Contravencional porteño por incitación al desorden. El futbolista fue denunciado por infracción a la ley 23.592, relacionada a actos discriminatorios. Puntualmente por incumplir el artículo Nº3, que enuncia que serán reprimidos con “un mes a tres años de prisión quienes participen en una organización o realicen propaganda basados en ideas o teorías de superioridad de una raza o de un grupo de personas de determinada religión, origen étnico o color, o que inciten a la persecución o el odio contra una persona o grupos de personas a causa de su raza, religión, nacionalidad o ideas políticas”.

“Siento mucha vergüenza, mucha tristeza. Yo no soy de reaccionar así. Es mi trabajo y tengo que dar otro ejemplo, no tengo que reaccionar de esa manera. Estoy muy triste. Pido disculpas”, dijo González, en diálogo con el programa Chicago un sentimiento, por AM 1440. “Soy un jugador muy temperamental, tengo que corregir eso. No me pasó solamente en Chicago, en Aldosivi y en Central Córdoba también me pasó. Necesito a alguien que me ayude para bajar y estar tranquilo adentro de la cancha, porque no solo me perjudico a mí mismo, perjudico también al equipo”, concluyó.

La institución a la que representa rechazó el accionar de González y le ofreció disculpas al Bohemio a través de su cuenta de Twitter: “desde el Club Atlético Nueva Chicago repudiamos los gestos realizados por el jugador Arnaldo González, y evaluaremos las medidas disciplinarias a tomar. Pedimos disculpas a todos los hinchas de Atlanta y a toda la comunidad judía”.

Alejandro Korz, vicepresidente de Atlanta, expresó la postura oficial del Bohemio ante los gestos antisemitas ofensivos hacia la comunidad judía (una kipá y la circuncisión) por parte de Arnaldo González, jugador de Nueva Chicago, en el encuentro de ayer en Villa Crespo.

“No es solo una contravención. Es un delito. Hay una ley que prevé eso. Estando en casa, viendo que el partido va por TV para miles de personas, una platea que recibe esos gestos justo en el día de la mujer. La verdad, es un gesto fuera de lugar. Ahora podrá pedir disculpas. Lo entiendo. Soy abogado… Es una vergüenza. Son problemas de educación. Hay que corregir desde ahí”, expresó en diálogo con Sportia.

Habrá que esperar, además, qué sanción le aplica el Tribunal de Disciplina de la Asociación del Fútbol Argentino. El reglamento de Transgresiones y Penas de la entidad indica en su artículo 156 que corresponde “suspensión de tres meses a cinco años, tanto en el orden local como internacional, al jugador que cometa hechos que por su gravedad y trascendencia afecten a la cultura deportiva del país y sean manifiestamente lesivos al prestigio del deporte nacional”.