El actual entrenador de Belgrano cruzó al presidente por sus dichos sobre su etapa como técnico de Argentinos Juniors.

on el fútbol parado, Ricardo Caruso Lombardi, entrenador de Belgrano, está filoso con las declaraciones y en redes sociales.

Caruso tuvo cruces en los últimos días con varios personajes del ambiente. Y sorprendió este lunes con una respuesta al presidente argentino, Alberto Fernández.

El Presidente dijo: “Cuando Argentinos se jugaba el descenso, el club contrató a (Ricardo) Caruso Lombardi. Y a mí, y a los hinchas de Argentinos no nos gustaba el juego especulativo. Jugábamos a tirar centros a (Alejandro) Delorte, que era un delantero que habían traído de Olimpo, y no me cerraba”.

“De hecho, dejé de ir a la cancha. Finalmente, luego de Caruso contratan a (Néstor) Gorosito y el presidente del club me invitó a almorzar con él. Cuando le expliqué a Pipo lo que me pasaba, me dijo algo que lo adopté para siempre. “Si hacés las cosas bien, tenés más chances de que te vaya bien”. Y a partir de ahí lo llamé el teorema de Gorosito y lo aplico en todo, agregó Fernández.

Pero la bronca de Alberto Fernández con Caruso Lombardi no es nueva. Ya en 2013 había dejado varios tuits en contra del DT: “Da vergüenza que con la historia de Argentinos Juniors tengamos un técnico como él. Cuando solo empata saca delanteros. Vergüenza!”, escribió en abril de 2013.

El actual DT de Belgrano usó su cuenta en Twitter para sentar su postura, aunque en un tono mucho menos agresivo al que suele utilizar en sus enfrentamientos públicos.

Le respondió al periodista Daniel Arcucci, quien había replicado la declaración. Preguntale cómo festejó las dos veces que lo salvé, con los jugadores, por supuesto, si se acordaba cómo jugábamos, y aparte te digo que con varios áridos se jugó muy bien, jaja”, expresó.

Luego, se dirigió directamente a Alberto Fernández: “Señor presidente, me encanta cómo va llevando este tema del coronavirus, lo aplaudo. Pero le aclaro que se confunde con lo que declara. El equipo que usted dice lo armé yo y me fui en la sexta fecha. Las dos veces anteriores me llamaron para salvar a su equipo del descenso”.

Y volvió a contestarle directo al Presidente: “Logré salvarlo y ahí no lo escuché decir que jugaba mal, el equipo que a usted le gustaba fue de otro campeonato y con jugadores que la rompieron y los llevé yo. Así que me gustaría que valore mi trabajo como yo hago con el suyo. Un abrazo”.