El presidente Alberto Fernández mantuvo un reunión con Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, para definir como continúa el aislamiento obligatorio en el AMBA.

El presidente Alberto Fernández permanecía ayer por la tarde reunido con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para analizar la evolución del aislamiento social, preventivo y obligatorio. El encuentro comenzó pasadas las 19 en la residencia de Olivos.

Ambos gobernadores coincidieron este miércoles en la necesidad de mantener el aislamiento por el coronavirus en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la región donde se concentra la mayor cantidad de contagios, al tiempo que avanzaron en acuerdos para controlar el uso del transporte público y fortalecer la asistencia en los barrios vulnerables.

Tanto Kicillof como Rodríguez Larreta coincidieron que ante la curva ascendente de contagios “no hay margen” para flexibilizar la cuarentena, a diferencia de lo que ocurre en otros puntos del país.

Además del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, al encuentro se sumaron el ministro de Transporte, Mario Meoni; y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizotti, mientras por el gobierno boanerense asistió también el ministro de Salud, Daniel Gollán.

“En todos los lugares del mundo, cuando aumentan los casos, se toman decisiones de restringir, y se trata de que no se mezclen las jurisdicciones por el contagio”, sostuvo Kicillof, en declaraciones a la prensa al término del encuentro, al que definió como “bueno”,

Kicillof también fue contundente a la hora de rechazar los análisis sobre una supuesta tensión entre las autoridades de la ciudad y la provincia por el manejo de la crisis. “No hay competencia ni un problema político” entre la provincia y la Ciudad de Buenos Aires, aseveró, y dijo que le “repugna” que se intenten buscar diferencias entre ambos distritos.

“Esto no es una competencia, hay que buscar un equilibrio. Cuando hay dos jurisdicciones hay que evitar que se crucen los casos para que no se contagien. No es un problema político y no estoy presionando, ni juzgando y no es cuestión de echar culpas ni hacer política con esto”, enfatizó,

El encuentro en Olivos, que comenzó pasadas las 19 y se prolongó hasta las 22, tuvo como ejes principales la elaboración de un plan conjunto para garantizar la seguridad en el transporte público del AMBA y la organización de tareas comunes para la asistencia de los barrios vulnerables.