Se cumple el 5º aniversario de una movilización que fue un hito en la historia de nuestro país. A pesar de los reclamos permanentes, en lo que va del año una mujer fue asesinada cada 26 horas.

La convocatoria surgió desde Argentina y se replicó en América Latina, en el “Me Too” norteamericano y el “Yo te creo hermana” español. Los paros internacionales de mujeres también se organizaron a partir de esa convocatoria que inauguró una nueva ola feminista en el mundo. La liberación de la palabra gritó ese día y todavía hoy, aún en el encierro, no se apaga ni silencia.

Con motivo del quinto aniversario de la primera marcha por #NiUnaMenos, cuyo disparador fue el femicidio de Chiara Páez en Rufino (Santa Fe), distintas agrupaciones decidieron hacer una concentración en la Plaza de Mayo durante las horas de esta tarde.

“Para gritar juntas contra los femicidios, travesticidios, negativas de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) y demás violencias. Vamos a denunciar que el Estado y el gobierno son responsables, y a exigir medidas concretas en favor de las mujeres y disidencias”, proponían en un comunicado, la agrupación de Mujeres Juntas y el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST).

La periodista Ingrid Beck participó esta mañana del reporte matutino que emite el Ministerio de Salud y se dirigió a esas personas que sufren para decirles que hay una “red inmensa” de mujeres solidarias “que no se deshace con una pandemia”.

Y agregó: “A quienes conocen o saben de mujeres que sufren, el distanciamiento no es indiferencia. Tenemos que intervenir”, dijo Beck y afirmó que “siempre hay una mujer” dispuesta a demostrar que no están solas ante la violencia.

“Hace 5 años se producía un hito en nuestra historia reciente. #NiUnaMenos expresó la violencia y la desigualdad que sufren las mujeres y que nos obliga, a los varones en particular y la sociedad en general, a repensar roles y conductas. Desde el Estado debemos seguir ese camino”, expresó presidente Alberto Fernández a través de Twitter.

En 2019, hubo 268 víctimas directas de femicidio y de femicidio vinculado y cinco travesticidios y transfemicidios en Argentina, asesinatos que perjudicaron a 222 niñas y niños que quedaron huérfanos, según el Registro Nacional de Femicidios difundido por la Oficina de la Mujer (OM) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El 90% de las víctimas tenía vínculo con sus asesinos: en el 66% fueron cometidos por sus parejas (113 casos) o de ex parejas (66 casos); un 10% eran familiares y un 14% tenía otro tipo de vínculo y solamente un 7% eran personas desconocidas.

En 42 casos se habían realizado denuncias formales previas, otros 56 había antecedentes de violencia, y en 18 causas judiciales las jurisdicciones informaron que el hecho ocurrió en un contexto de violencia sexual.

Con la cuarentena, durante los últimos dos meses, los casos crecieron exponencialemente. Solo en la Provincia de Buenos Aires, las denuncias a la Línea 144 aumentaron un 60%. Ocho de cada diez llamados son de mujeres que sufren violencia en el hogar.

Fuente: El Tribuno