El ministro de Seguridad de la Provincia, Sergio Berni, fue entrevistado por Viviana Canosa por las críticas que recibió por estar armado en un operativo policial en Zárate y no anduvo con vueltas: “Deberían informarse”.

A raíz del asesinato de Marcos Castillo, comandante principal de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) y jefe del Escuadrón Zárate-Brazo Largo, el ministro de Seguridad de la Provincia, Sergio Berni, encabezó el operativo que terminó con la detención del asesino.

Un video de ese momento se viralizó en las redes, en donde se ve a Berni armado con un fusil que cuenta con una linterna. “Eran las 5 de la mañana y estábamos buscando a un delincuente que estaba prófugo”, relató. “Lo encontramos arriba de un techo y lo detuvimos”.  A partir del video, varios medios opositores como Infobae y La Nación, levantaron polémica alrededor de si el operativo fue el correcto, o no. “Tanto lío por una lintera”, destacó.

En ese sentido, entrevistado por la periodista Viviana Canosa, Berni explicó, “El jefe de Gendarmería del escuadrón de Zarate le dieron 3 tiros en la cara”, dijo.  “Yo siento la responsabilidad de estar”, aclaró. “Cada uno conduce como quiere”, resumió.

Ante la consulta de la periodista sobre la legalidad de su portación de armas, Berni remató: “Si tuviera mal, estaría preso”. Y ante las críticas de algunos medios, advirtió: “Los medios de comunicación no entienden nada y buscan una noticia durante todo el día”.

“Si hubiéramos actuado mal no estaríamos acá, la justicia abalo todo lo que hicimos. “Deberían informarse”, remató.