Luego del partido contra Espanyol, jugado el 16 de octubre de 2004, la dirigencia periquita inició un reclamo por alineación indebida, aunque el recurso no prosperó. Enterate del porqué.

Es 16 de octubre de 2004, alrededor de 34 mil personas asisten al Estadio Olímpico de Montjuïc -la antigua cancha del Espanyol- para presenciar un nuevo capítulo del derbi catalán entre el local y Barcelona. La ocasión: se disputa la séptima jornada de la Primera División española.

A falta de 8 minutos para el final, con el encuentro a favor de la visita por 1-0 por el tanto del mediocampista portugués Deco, el árbitro Carlos Megía Dávila da la orden para que Barcelona realice su segundo cambio -antes había salido Eto’o y entrado Iniesta-. Se retira el goleador del partido e ingresa un joven flaco, de pequeña estatura y grandes sueños: Lionel Messi.

Con 17 años y la 30 en la espalda, el argentino hizo su debut oficial en Barcelona. Seguramente el entrenador holandés Frank Rijkaard no fue consciente de que esa variante sería uno de los momentos más importantes del fútbol.

Consumada la victoria, Lionel, su padre Jorge, su hermano Rodrigo y Horacio Gaggioli -su representante por aquel entonces, responsable directo de la llegada al elenco culé y quien posee la famosa servilleta del primer contrato del rosarino- se dirigieron al restaurante La Barca del Salamanca, en el puerto de Barcelona, para celebrar.

“Al cabo de unas horas recibo la llamada del delegado de Espanyol para decirme si Lionel era comunitario y les dije que no, que estábamos trabajando para que tuviera los papeles. Me aclaró que iban a pedir los puntos por alineación indebida”, recuerda Gaggioli en diálogo con TyCSports.com.

“El problema -continúa el agente- era que solo podía haber tres futbolistas no comunitarios convocados al partido. Ese día estaban Deco, Ronaldinho y Rafa Márquez, luego ingresó Leo. Ahí ya había cuatro”.

Los dirigentes del Espanyol fueron a fondo con la medida, incluso Javier Tebas, ahora presidente de La Liga y que en ese entonces era asesor de varios clubes, se sumó al reclamo.

“Previamente al partido se estudió esta posibilidad que planteó Espanyol y nosotros teníamos claro que él podía jugar porque la legislación española consideraba como integrante de la cantera a un chico que comenzaba en un club a los 13 años, como es el caso de Leo, aunque ese fuese extranjero”, aclara Gaggioli.

“Hace años que esto ya no existe, pero en aquel entonces sí. Por lo tanto, a él se lo consideró como un chico del fútbol base de Barcelona. Sin embargo, a pesar de la explicación, hicieron la denuncia, pero no prosperó. Eso estaba bastante claro”, añade.

A comienzos de la temporada 2005/06, la dirigencia del Barcelona tenía arreglada la cesión de Messi al Espanyol, pero al final no se terminó concretando.

¿Qué pasó? El 24 de agosto fue titular y jugó un partidazo ante la Juventus por la Copa Joan Gamper e hizo replantear la decisión a los directivos. Incluso Fabio Capello, técnico de la Vecchia Signora, quedó tan impresionado que lo quiso fichar. “A los 25 minutos de partido me acerqué a Frank Rijkaard y le pedí la cesión de Messi para la Juve”, aseguró tiempo después en una entrevista.

“En junio, previo al Gamper, Barcelona consideraba darlo a préstamo al Espanyol con la misión de que creciera futbolísticamente y se vaya fogueando. Tuvo una noche brillante. El entrenador y la dirección técnica del club se arrepintieron y se dieron cuenta que no tenían que cederlo porque era un crack”, rememora Gaggioli.

El asado con Riquelme meses antes a debutar

Un poco más de un año antes del partido con Espanyol, con la intención de que Messi se relacionara y aprendiera de los mejores, Gaggioli organizó un asado en su casa con distintas figuras del primer equipo de Barcelona.

“Previamente a todo lo de su debut, tuve la posibilidad de organizar un asado y junté a Leo con Riquelme, Fábio Rochemback (mediocampista brasileño) y Thiago Motta, entre otros”, cuenta Gaggioli.“Él era pequeño y estaba disfrutando algo así. Para él, estar ahí con Riquelme era algo superior”, cierra.

Fuente: TyC Sports