Alrededor de 200 jóvenes se reunieron en un cementerio y una fábrica de ataúdes en la localidad de Armstrong y Las Rosas en Santa Fe.

La fiesta clandestina fue con el objetivo de celebrar Halloween. Los chicos se tomaron varias fotografías y causó el rechazo de todos los vecinos, quienes los denunciaron. Sin embargo, no hubo ningún detenido ya que huyeron rápidamente.

Según trascendió hubo alcohol, música y varias selfies que se viralizaron en las redes sociales.

Los jóvenes violaron el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por la pandemia por el coronavirus.

La secretaria de Gobierno de Armstrong, Daniela Pérez, expresó que “desde el municipio se proyecta reforzar los controles adicionales”.

Mirá el video:

Fuente: Revista Pronto